Directora de Kinesiología UFRO es doctora en Ciencias de la Motricidad Humana

Con éxito culminó su doctorado en Ciencias de la Motricidad Humana en la UMCE, la académica de la Facultad de Medicina y directora de la carrera de Kinesiología, Arlette Doussoulin Sanhueza, quien también es magíster en la misma disciplina.

Bookmark and Share

Dra._Arlette_Doussoulin_SanhuezaEn su carrera académica, la doctora Doussoulin ha dirigido la carrera de Kinesiología y el Diplomado en Psicomotricidad de la UFRO. Es especialista en Neurokinesiología y su tesis doctoral “Efectividad en la Terapia de Restricción Inducida en pacientes con secuelas de accidentes cerebro vasculares” marca una de las líneas de su trabajo e investigación.

Como parte de esta tesis se están desprendiendo artículos científicos que, entre otros, han generado artículos de validación de instrumentos que evalúan la función de la extremidad superior, que por primera vez son validados en Chile, junto con los resultados de la efectividad de la terapia, que son muy promisorios.

El interés por la motricidad humana, indicó la académica, está vinculado a la Kinesiología, es decir, a la ciencia que estudia el movimiento humano y que integra las ciencias básicas y aplicadas. “Deseaba desarrollarme profesionalmente en algo que tuviera directa relación con mi carrera”, comentó.

 

¿Cuánto han aportado el magíster y doctorado al desarrollo profesional y a la dirección tanto de la carrera como del diplomado?

El magíster da herramientas para profundizar en un tema y aplicarlo en el pregrado, como también me abrió puertas y vínculos externos para desarrollar un área incipiente como es la investigación en Kinesiología. Esto es difícil ya que no hay equipos consolidados, lo que obliga a organizar grupos con profesionales de otras áreas como psicólogos, físicos y médicos neurólogos.

Cuando presentas un proyecto de investigación como Fondecyt, te das cuenta que estas en desventaja al no poseer un grado académico mayor o por la ausencia de un equipo de trabajo. Este programa de doctorado me permitió adquirir más herramientas en investigación que es lo más me interesa, pero vinculada a la clínica, lo que me permite hacer docencia asistencial. Todos los pacientes que veo lo hago con alumnos, lo que permite desarrollar la investigación con los kinesiólogos UFRO e interactuar con los estudiantes y también mostrar la Neurokinesiología a la comunidad.

 

¿Cómo se dio su camino para llegar al doctorado?

Por todas las oportunidades que me ha dado la UFRO y por motivación. Es fundamental el complemento con los pacientes y la docencia. Yo he aprendido muchas cosas pero necesito entregar, Por ello, la próxima clínica kinesiológica será clave porque todo lo que traigo con el doctorado lo podré traspasar a los pacientes y a mis alumnos. Todo tendrá más sentido.

 

¿Quiénes pueden conformar este equipo de trabajo futuro?

En el país prácticamente no hay kinesiólogos que trabajen en investigación; por ello, mis vínculos han sido con académicos de Estados Unidos porque ellos tienen experiencia y prestigio. En estos momentos he publicado artículos junto a la Dra. Sarah Blanton, de Emory University y el Dr. Rodrigo Rivas, neurólogo de la Clínica Alemana.

 

¿Es la Neurokinesiología su área de mayor interés?

Por supuesto. Yo he trabajado siete años con pacientes neurológicos adultos, específicamente en lo que se refiere a daño de primera motoneurona. Ellos son pacientes que sufrieron accidentes vasculares, lesiones medulares o enfermedad de Parkinson. Esta es una línea poco trabajada en el país, ya que lo músculo-esquelético y lo respiratorio es lo más desarrollado. Pero decidí desarrollarla y buscar formas de evaluación y de intervención que comiencen a ser validadas en el país y desde el punto de vista científico demostrar porque un instrumento o estrategia de evaluación se debe utilizar en la práctica.

 

Esto tiene que ver con la Terapia de Restricción Inducida.

Así es. Yo tomé la Terapia de Restricción Inducida (Constraint Induced Therapy - CIT) que tiene una fundamentación teórica y empírica bastante fuerte, y que busca limitar la movilidad del brazo sano para promover el uso del brazo dañado. Hice el curso formal el año 2009 en Estados Unidos, donde generé muy buenos lazos con los profesionales de la Universidad de Emory en Atlanta, quienes me motivaron a desarrollar esta área, y por ello surgió la tesis de mi doctorado. Esto se complementó con visitas de profesionales de Estados Unidos a Temuco y jornadas de trabajo con kinesiólogos. Todo este trabajo se presentó en el Congreso Mundial de Kinesiología que se realizó en Holanda en junio. Decidí especializarme en la Terapia, lo que además me ha permitido hacer capacitaciones en distintas partes y mostrar qué es. Además, realicé una modificación del protocolo original de la CIT al aplicarlo en forma colectiva durante una  menor cantidad de horas con muy buenos resultados y con el fin de promover su aplicabilidad en el país.

 

Le apasiona esta terapia…

La terapia fue creada por un psicólogo (Dr. Edward Taub) que trabaja en con ciencias conductuales. Él vio que los monos, cuando les hacían una rizotomia de la médula, dejaban de utilizar un brazo para sus actividades cotidianas pudiendo aún utilizarlos, entonces, les pusieron un guante en el brazo sano para que intentaran usar el brazo dañado.

En los humanos ocurre lo mismo y a eso se le llama el “no uso aprendido”. No utiliza el brazo dañado, teniendo la capacidad de hacerlo “neuroplasticidad”, esto debido a una conducta de supresión. Esta terapia propone que después de tres meses del cuadro u accidente vascular, el paciente sea estimulado a través de ejercicios repetitivos y actividades durante diez días trabajando en pro de acciones que se manifiesten en su cotidianeidad.

 

¿Cómo se comprueba esto?

Desde el punto de vista empírico, la neuroplasticidad ha demostrado a través de estudios de neuroimagen cómo la terapia provoca cambios desde el punto de vista encefálico y muestran que las áreas motoras han aumentado. Uno de sus componentes principales es este guante de restricción, pero que le permite al paciente reaccionar si éste pierde el equilibrio. Sin embargo, lo más importante es el entrenamiento repetitivo y la motivación que debe dar el terapeuta y el equipo. Yo lo aplique en modalidad colectiva porque quería utilizar los beneficios de esta modalidad versus la individual en los beneficios de esta terapia, temas como universalidad (no es el único paciente que tiene eso) la cantidad de información (un grupo de personas que vivencia lo mismo) el hecho de la competitividad. Algunos pacientes pueden acceder a esta terapia ya que tiene protocolos rígidos pero los resultados son promisorios en términos de la cantidad de movimientos.

Fabián Aguirre

 
BANNER_CALENDARIO_DE_EVENTOS

En Agenda

Diciembre